1/12/2009

Autorretrato como artista





“Autorretrato como artista” es un intento muy personal de comprensión, asimilación y expresión del arte contemporáneo. Sin un fin esteticista, con toques de abstracción e influencias claras del arte pop de Andy Warhol, hago un retrato de mi persona que contiene mi identidad y mi aspiración artística.

El artista es un cuentista. Por un lado, su fin y deseo es expresarse a través de sus obras, comunicar con el espectador, el resto del mundo. Es también responsable de llegar a nuevos conceptos, comunicarlos a la masa y transgredir las normas establecidas. Con la llegada de la abstracción se ve obligado a explicar largo y tendido su obra. Y por desgracia también, especialmente en los últimos tiempos, es a veces un farsante que se cree dios y/o cuela a la masa gato por liebre. El artista es un cuentista en todos los sentidos. De ahí mi retrato con un bocadillo que introduce la palabra.

El arte contemporáneo, al igual que mi autorretrato, es estéticamente feo. No proviene del virtuosismo, no necesita de una excelencia en el artista, y suele producir en el espectador el típico comentario “esto lo hace mi sobrino de cinco años”. Pero cuando lo bello ha sido ya pintado, esculpido y retratado hasta la saciedad surge la búsqueda de lo sublime a través de lo banal, predomina el fondo sobre la forma. Trato de hacer este ejercicio e incorporar estas ideas a mis obras últimamente. A pesar de que tiendo hacia lo estéticamente atractivo y me ha costado siempre entender y reconocer el arte contemporáneo, estoy aprendiendo de él y adquiriendo los códigos para comprenderlo y asimilarlo.

Este autorretrato no soy yo, pero narra mi vida, así como la obra artística no es la vida misma, sino la narración de la vida. En él yo no estoy presente: son las siluetas de mis fotos de carné, como sombras, que son mi identidad social en mi dni y mi pasaporte.

Además de mi imagen contiene mis influencias: el cómic, el minimalismo, y el arte pop, aunque me pese. Aunque haya sido un genio necesario, le tengo manía a Warhol, porque se ha reído y cagado en el arte y desde entonces ya no ha vuelto a ser el mismo. Y a pesar de todo soy esclava de mi generación, ahí va mi imagen seriada de fotomatón.

Este autorretrato contiene, por último, todas mis circusntacias: que yo también soy una cuentista, sociable y parlanchina; que soy una perezosa que deja las cosas para el último momento, como este ejercicio; y que soy impulsiva, y por eso el libro que leía a las 9 de la noche del día anterior a la presentación me inspiró directamente a hacer esta obra.

“Autorretrato como artista” es finalmente un homenaje a Juanjo Sáez, dibujante y escritor de cómics y libros. Su obra “El Arte”, con monigotes simples y mal hechos y reflexiones sencillas pero brillantes, es una obra artística en sí misma donde expresa ideas que admiro sobre el arte y que he tratado de reflejar, porque las comparto.

4 comments:

Anonymous said...

Shiquilla que te has fumao antes de hacer la fotografia esa???? AFR

rio es un said...

Las obras de "arte contemporáneo" cuando son explicadas, tan bien, por otra parte, como tú lo has hecho en este caso, pierden bastante fuerza. Y es que el "artista" (no me gusta hablar en estos términos, ni las palabras "arte" ni "artista" me convencen, pero de eso ya hablaremos otro día) debe ser el único que tenga permiso para tirar la piedra y esconder la mano. ¿Qué es de este tipo de comunicación sin un poco de "ahí queda eso..."? Para mí esa actitud es casi tan importante como la pieza en sí.
Es mi consejo, es mi opinión. Ahí queda eso.
Un saludo.

Javi said...

quizas ese sea el camino hacia el arte, no el del espectador, sino el del artista; una manera de tocar fondo y reinventar realmente.

Un saludo.

Irene Castillo said...

hola rio
creo q no has entendido mi post, así que akí estoy yo para explicartelo otra vez:
como digo en el ensayo -texto integro d una presentación que hice en clase de Arte Contemporáneo-, el artista es un CUENTISTA, y es precisamente por eso que de una imagen que me curre en un par de minutos suelto una parrafada de 15.
por ello mi explicación es tan minuciosa, argumento cada elemento de la imagen y hasta le busco un homenaje que siempre es imprescindible para quedar como un resabido de la cultura y el arte. todo el texto es una seguida de bola a las tendencias arítsticas contemporáneas y claramente irónico, y me hace gracia que incluso así no se entienda.
un abrazo